A los pies del Fitz Roy y sobre el glaciar | Tierras Patagónicas